Casitas medievales 2. Técnicas de construcción

Este artículo forma parte de una serie dedicada a construir casitas con entramado parecidas a las de Playmobil (R), pero usando ladrillos impresos en 3D compatibles con Lego (R). Si quieres empezar por el principio, te lo explicamos todo aquí.

Ya tenemos todas las piezas para construir paredes de entramados en combinación con nuestras puertas y ventanas. La construcción de las casitas no tiene mucha complicación, pero vamos a describir algunos detalles y algunas estructuras características de este estilo arquitectónico para conseguir un acabado casi perfecto.

Los cimientos

Es posible que nuestras casitas también necesiten tener cimientos. Si vamos a poner algún tipo de losetas en el exterior sobre la misma plataforma o baseplate donde va construida la casa, estas piezas del suelo van a tapar la parte inferior de los paneles de los entramados que son muy finos. Para que se vean completos es suficiente con elevar la casita metiendo una capa de plates debajo.

Pueden ser plates estrechos solamente bajo las paredes, o bien una plataforma completa con piezas más grandes si queremos tener una base para el suelo interior. El color normalmente marrón oscuro, aunque si queda completamente tapado serviría cualquier otro.

Las esquinas

Podemos construir las esquinas de nuestras casitas directamente uniendo dos paredes de entramados en ángulo de 90 grados. Habría una fachada que quedaría con el lateral marrón de las piezas visibles, y otra con un borde fino. Muy sencillo de hacer pero siempre habrá una pared diferente a la otra.

Si queremos que la esquina sea igual para ambos lados, podemos construir una columna usando piezas 1×1 de color similar al del entramado. Podemos aprovechar para poner alguna pieza 1×1 con studs laterales que se verían a modo de adorno o servirían para enganchar algunos elementos como faroles o carteles.

Si las columnas de esta forma nos parecen muy anchas, podemos situar al lado las piezas que son medios paneles, sin bordes laterales. Así no se suman a la propia columna. En los pisos superiores las columnas pueden ser cada vez más finas.

La mayoría de las veces ocurrirá que las paredes a ambos lados de la columna van a tener entramados, puertas y ventanas diferentes. Y por supuesto no es obligatorio que todas las paredes de la casita tengan entramado. Igual hay una fachada principal que lo tiene y se une a otra lateral de color sólido formada por ladrillos convencionales.

Los pisos

Rara vez vamos a tener casitas de esta clase con una sola planta. Suelen tener por lo menos dos, o incluso tres o más. Además luego el tejado. La construcción de las diferentes plantas no tiene mayor complicación. Tras haber terminado la planta inferior con todos sus paneles, lo cubrimos todo con una capa de plates -con sus correspondientes columnas interiores para sostenerlos si es necesario- y de la misma forma seguimos encima construyendo la siguiente planta. Aprovechamos la disposición de las plataformas para que las juntas no coincidan siempre con las de los paneles y quede todo trabado para darle mayor solidez.

La división entre una planta y otra es muy visible en el exterior. Gruesas vigas horizontales, que en nuestro caso van a ser el borde de la capa de plataformas, se sitúan entre ambos entramados. No es imprescindible que los entramados de la planta superior tengan los pilares verticales en las mismas posiciones que los de abajo, aunque siempre se suele guardar cierta simetría o cierto orden.

Para que esta división entre planta sea más gruesa que un plate, podemos introducir una capa de nuestras cornisas rectas, o algún otro elemento Lego o compatible que cumpla esta función decorativa. En la variedad está el gusto.

Los voladizos

Una característica muy llamativa de las casitas medievales es que son más grandes cuanto más altas. Cada piso es un poco más ancho que el de la planta inferior. Esto tiene la ventaja obvia de ganar un poco de espacio, pero también sirve para proteger las paredes de la lluvia y la nieve, ya que quedan resguardadas con este pequeño saliente por la parte superior.

Imitar estas casitas es tan sencillo como poner el suelo de plataformas de la planta superior un stud más afuera que la pared de abajo. Este efecto se puede dar en todo el alrededor de la casa, o sólo en una determinada fachada. Gran libertad para construir.

Un brick de anchura bajo el voladizo es suficiente.
Más es demasiado.

Debajo de este pequeño saliente podemos colocar cornisas o imitar vigas sobresalientes usando cualquiera de los ladrillos lego y compatibles que tengamos, como simples plates 2×1, ménsulas, slopes invertidos, semiarcos, brackets, etc.

La colección de cornisas tiene piezas especiales para las esquinas y los rincones.

Nuestras casitas medievales con entramados ya se ven bastante espectaculares. Pero todavía les falta algo muy importante: los tejados. Quedan muchos detalles por descubrir en los próximos artículos de Construclónica.

Un comentario sobre “Casitas medievales 2. Técnicas de construcción

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: