Ideas para comprar en las tiendas chinas de internet

En los últimos años van apareciendo en Internet una serie de tiendas electrónicas con sede principalmente en China que nos ofrecen precios bastante asequibles y sin gastos de envío. Entre la variada oferta de productos que podemos encontrar allí, también se encuentran cada vez más nuestros juegos de construcción compatibles.

La afición a los juegos de construcción en nuestro país está un poco desatendida debido a la incompatibilidad entre los precios de las grandes marcas y el poder adquisitivo de los consumidores españoles. Si nos decidimos por las marcas alternativas como las comentadas en este blog, nos encontramos con que la presencia en tiendas es esporádica y no hay una oferta real.

A partir de nuestra experiencia personal haciendo compras en estos sitios, vamos a comentar a continuación algunas ideas y sugerencias para poder hacer buen uso de esta forma de comercio con sus ventajas e inconvenientes.

Antes de dar el paso y entrar en el mundo del comercio electrónico sería muy recomendable cumplir dos requisitos importantes:

Buen nivel de informática de usuario

Igual que para acudir a las tiendas del mundo real necesitamos saber andar por las calles, para comprar en las tiendas on-line necesitamos desenvolvernos con soltura navegando por internet y usando nuestro ordenador. En nuestra aventura comercial necesitaremos encontrar las tiendas, saber navegar por dentro de ellas, comparar productos y precios, tramitar los pasos del pedido y del pago, así cono hacer el seguimiento del envío y estar en condiciones de hacer posibles reclamaciones con total soltura. Necesitaremos tener claros conceptos de seguridad en internet para no caer víctimas de fraudes, así como iniciar procedimientos de registros en las páginas y usar asiduamente contraseñas y mensajes de correo electrónico. No es plan de estar constantemente llamando al amigo informático para que nos abra el camino ante cualquier duda, y si no lo sabemos hacer bien por nosotros mismos podemos llegar a perder o malgastar dinero.

Buen nivel de inglés escrito

El inglés es el idioma universal, y la mayoría de las tiendas que nos ocupan están en este idioma. Si no sabes un mínimo de inglés no podrás entender en profundidad las características de los productos  ni las indicaciones que te dará la tienda para completar la compra. No es suficiente con ver las imágenes y pulsar buy, next, next. Podría ocurrir que encargues cosas que no son las que esperabas, o que haya malentendidos en el proceso de compra con consecuencias no deseadas. Como veremos más adelante, la traducción automática de google tampoco es suficiente.

Si no cumples estos dos requisitos, tendrás que esperar un poco antes de lanzarte al consumismo internacional, o por lo menos contar con la ayuda de otras personas cualificadas. Cuatro ojos ven más que dos.

El siguiente requisito necesario es: Dinero. Ya no es “todo gratis en internet”. Ya hay que pagar.

Para poder pagar en las tiendas necesitamos hacer uso de la Banca Electrónica. No vamos a ir a China a llevarles el dinero, y tampoco se puede pagar contra reembolso. Imagina a cincuenta chinos pidiendo productos contra reembolso a la tienda on-line de la competencia, y poniendo direcciones falsas. Todos los productos serían devueltos y la tienda se tendría que hacer cargo de gastos de envío de ida y vuelta sin ganar nada. Le arruinaban el negocio en dos días. Es razonable que las tiendas on-line normalmente no acepten pagos contra reembolso. Los pagos se hacen por adelantado, en el momento de encargar la compra. Hay que entender muy bien como funciona este mecanismo para comprar con confianza.

La forma más inmediata de pagar a través de internet sería usando una tarjeta de crédito, pero tampoco es muy recomendable ir dando por ahí nuestro número a cualquier empresa desconocida que tenga una tienda on-line. Para evitar este problema de desconfianza, han aparecido en internet una serie de empresas intermediarias “de reconocido prestigio” a las que sí deberemos de dar nuestros datos bancarios y ellas se encargan de hacer el pago al vendedor con seguridad y confidencialidad, además de ofrecernos ciertas garantías de devoluciones en caso de no quedar satisfechos. Hay varias, pero la más usada a día de hoy es PayPal. Es la forma preferida y recomendada para pagar nuestras compras en este tipo de tiendas.

PayPal

Paypal es una especie de banco electrónico al que deberemos de dar nuestra información bancaria y nuestra dirección postal. Cuando compremos algo en una tienda, Paypal sacará del dinero de nuestro banco y se lo pagará a la tienda. La única información que le pasará sobre nosotros será la dirección de nuestra casa para que nos puedan enviar el paquete. Se supone y habrá que confiar en que PayPal es totalmente seguro, o si no mejor olvidarse por ahora de las compras en este tipo de tiendas de internet.

Antes de decidirse a usar PayPal, es recomendable entrar en su página y leerse toda la información acerca de su funcionamiento y sus condiciones de uso. Muy imortante leerla con tranquilidad y entenderla. Si nos parece bien, el siguiente paso será registrarse en la página aportando nuestros datos reales y una dirección de correo válida, que tendremos que usar a partir de ahora para identificarnos en la página de PayPal y para pagar las compras en las tiendas. Sobra decir que hay que extremar las medidas de seguridad eligiendo una contraseña fuerte, y evitando abrir esta página en ordenadores donde pudiera haber virus o sean de uso público. Muy importante aquí lo que decíamos al principio de buen nivel de informática de usuario. También habría que evitar usar la misma contraseña de PayPal en otros sitios como el correo o las propias tiendas.

Una vez registrados en la página de PayPal habrá que dar el número de nuestra tarjeta de crédito o de nuestra cuenta bancaria para que nos puedan quitar el dinero cuando compremos algo. hay que segur un procedimiento sencillo para confirmar estos datos, y a partir de ahí tendremos que estar atentos también a la página de banca electrónica de nuestro banco para comprobar que todo va bien. Repetimos de nuevo muy importante leer y entender las instrucciones de funcionamiento de PayPal para evitar confusiones y problemas.

Cuando nuestra cuenta PayPal esté totalmente operativa, podremos usarla para pagar nuestras compras en las tiendas o en eBay como veremos más adelante.

PayPal por supuesto no hace esto gratis, y cobra al vendedor una comisión aproximada del 3.5%. Este sobrecoste ya lo habrán tenido en cuenta las tiendas al poner el precio de los artículos. Nosotros como compradores no tenemos que pagar nada a PayPal.

Hay ligeras diferencias de funcionamiento dependiendo si vas a registrar en PayPal una tarjeta de crédito o una cuenta bancaria. En algunos casos antes de poder pagar algo, hay que tener suficiente saldo ya traspasado a PayPal. Este proceso no es inmediato, puede llegar a tardar bastantes días. Es importante, otra vez más, leer y entender todas las instrucciones de funcionamiento de Paypal. Podría darse el caso de ganar una subasta en eBay y no poder pagarla a tiempo por no tener saldo suficiente en PayPal, con las penalizaciones y votos negativos que ello acarrearía.

Nuestra dirección

En nuestro perfil de PayPal hay que poner nuestra dirección postal para que ellos se la pasen a las tiendas cuando compramos. Podemos tener varias direcciones clasificadas para usar la que nos interese en cada momento, como por ejemplo Casa, Trabajo, Portería, Casa del Abuelo…

Hay que tener en cuenta que nuestra dirección va a pasar por diferentes equipos informáticos desde que sale de PayPal hasta que llega a la máquina que imprime las etiquetas para los paquetes de la tienda. Es muy fácil que ocurra que estas máquinas no estén preparadas para trabajar bien con caracteres internacionales como acentos, eñes, ect.. y puedan no mostrarse correctamente, o directamente perderse fragmentos del texto.

Imagina que tu dirección es Calle Martín Panzón, Bloque 1 – 6º B, y la etiqueta se imprime con cualquier revoltijo informático como “Calle Mart&iactuen Panz&aacuten, bloque 1 6&degr B”, o directamente se corta en el primer acento y se queda con “Calle Mart”. La probabilidad de que tu paquete o el aviso de correos se pierda aumenta mucho. Lo mejor en este caso sería poner tu calle como C Martin Panzon 1 – 6B

Lo mismo con tu nombre, y el nombre de tu pueblo. Evitar acentos, eñes y símbolos raros que puedan dar problemas. Reducir o resumir todo para que las líneas no sean demasiado largas y se puedan cortar, pero teniendo especial cuidado de poner bien el piso, para que el cartero localice tu buzón y no se quede la nota de aviso perdida por el portal. Habrá que poner bien siempre tu código postal, que es vital para la clasificación de Correos.

Organización ante todo

Ya estás decidido a entrar en este mundo y vas a tener que manejar mucha información que no hace falta ni es conveniente recordar de memoria.

En primer lugar anota en lugar seguro tus contraseñas. La del correo, la de PayPal, la de tu banco y la de las páginas en las que te tengas que ir registrando. Ni que decir tiene que han de ser todas distintas. Puedes anotarlas en un papel y guardarlas bien, o dejarlas en tu ordenador de forma segura haciendo uso de tus conocimientos de informática

Por otro lado deberás de llevar una especie de diario con las cosas que vayas encargando. Es muy sencillo. No hace falta que abras una hoja de cálculo o que te crees una aplicación en Microsoft Access con campos, filtros y consultas. Es más que suficiente con un documento txt del block de notas donde ir copiando y pegando las direcciones de las páginas de los artículos que compras, sus precios, la fecha en que haces el pedido, el número de pedido que te da la tienda, el código de seguimiento para correos, y finalmente la fecha en la que recibes el paquete. Esto te puede ser muy útil para no olvidar nada o para recordar en cual tienda compraste aquello que te enviaron tan rápido y tan bien, o aquello que todavía estás esperando.

De la misma forma deberás de conservar en tu correo electrónico las facturas que te envía PayPal conforme vas pagando así como todas las comunicaciones que te envían las tiendas. Serán imprescindibles en caso de tener que reclamar.

Qué comprar

Estas tiendas se han convertido en todo un referente para la adquisición de determinados productos a precios razonables. Por supuesto suelen ser imitaciones y artículos sin marca conocida, pero que suelen cubrir perfectamente su funcionalidad sin tener que pagar por ellos un ojo de la cara. Hay grandes grupos de consumidores y páginas más especializados en artículos como linternas de gran potencia, punteros láser, helicópteros radio control, componentes electrónicos para Arduino, rompecabezas mecánicos, artículos de magia, tunning, y un largo etc.

Consultando en foros especializados -algunas tiendas incluso tienen el suyo propio- se puede llegar a conocer bastante bien los productos de un determinado tipo, algo parecido a lo que intentamos hacer en este blog con los juegos de construcción compatibles. Se pueden encontrar precios bastante buenos en comparación con el comercio tradicional y con las tiendas “VIP” de internet. Encontrarás un montón de cosas que te gusten y que te puedes permitir, pero sigue leyendo antes de encargar un camión repleto de cosas.

Qué no comprar

Esto ya es una decisión personal de cada uno. Yo no compraría ningún producto de alimentación bajo ningún concepto, por muy atractivo y exótico que sea. No compraría artículos de parafarmacia, lencería, juegos eróticos, tatuajes, etc… que tendrían que estar en contacto directo con el cuerpo. No compraría gafas de sol porque pueden ser de baja calidad y molestar a la vista. Tampoco compraría artículos eléctricos que vayan a estar constantemente enchufados a la red, o que se tengan que calentar, ni nada que tenga una importancia crítica en temas como seguridad del automóvil, prevención de incendios, fontanería, etc…

Al margen de esto, habría que pensar con tranquilidad si merece la pena comprar determinados productos, especialmente si el precio sobrepasa el valor de un cachivache de unos cuantos euros donde sí podríamos arriesgarnos un poco más.

  • Objetos frágiles: Productos de cristal, latón, plástico transparente, etc.
    A estas tiendas le saldrán muy baratos los plásticos de envolver y los paquetes vienen bastante bien embalados en general, pero algunos artículos no van a resistir pisotones o muchos días de mareo en el transporte sin sufrir algún desperfecto.
  • Objetos de gran complejidad técnica: Teléfonos móviles, tablets, cámaras, etc..
    El problema es que estos productos por muy rebajados que estén son caros en general. No es extraño que alcancen los 200 euros. Habrá que plantearse si merece la pena arriesgarse a que sean falsificaciones de baja calidad o cuyas características no sean las esperadas. Ante averías estas tiendas suelen ofrecer garantía, habría que saber también en cual tienda confiar y en cual no. Este es un tema que requiere bastantes conocimientos de los productos, y algunos usuarios más expertos y asiduos a los foros especializados pueden encontrar productos interesantes, pero hay que saber muy bien lo que se busca.
  • Joyas
    Si cuestan a dos euros, ya sabes lo que estás comprando y no habrá problemas, pero por 80 euros te pueden enviar cualquier cosa, incluido algo que hubiera valido dos euros y únicamente sale bonito en la foto. No habrá manera de confiar en la autenticidad de nada hasta que no abras el paquete.
  • Ropa y zapatos
    Dejando a parte el tema de que no podemos apreciar la calidad, conociendo el descontrol con el tallaje de los chinos lo más probable es que termines haciendo un mercadillo sorpresa de reventa entre amigos y conocidos a ver si encuentras a alguien a quien le quede bien “eso” que te han mandado.
  • LEGO
    Para el tema que nos ocupa en este blog, en algunas tiendas chinas de internet se pueden encontrar cajas de marca de LEGO a precios totalmente desorbitados, todavía más caros que en las tiendas habituales. Suponiendo que no sean falsificaciones totales, si son productos reales habrán salido de la red convencional de comercialización de LEGO, ya que no hay otro sitio, y habrán sufrido varias fases de reventa, por lo que los precios se han multiplicado. Para comprar LEGO, que es una marca VIP, lo más lógico es ir a una tienda VIP, o a eBay.

Dónde comprar

No vamos a mencionar aquí ninguna tienda para no hacer publicidad. Tampoco deberíamos de hacerlo porque igual la tienda maravillosa super-barata más conocida del momento en que escribimos esto deja de funcionar bien dentro de unos meses, y daríamos lugar a confusiones. Por lo tanto, tendrás que buscar las tiendas por tus propios medios, pero en principio sin usar demasiado el google.

Google es un buscador generalista y muy vulnerable al SPAM en temas de comercio. Para cualquier búsqueda nos va a ofrecer un sinfín de páginas de empresas que poco o nada tienen que ver con estas tiendas. Lo mejor será dirigirse a un foro especializado y los usuarios nos comentarán sus experiencias con determinadas tiendas, las ofertas que van encontrando y las nuevas tiendas que se van abriendo. Es muy fácil tirar del hilo. Una vez que conoces dos o tres, esas en las que estás pensando si has llegado leyendo hasta aquí, será fácil encontrar muchas más haciendo búsquedas específicas sobre ellas.

Lo más importante de estas tiendas es que sean grandes. Que tengan un amplio catálogo de productos con miles de referencias, y que estén actualizadas ofreciendo promociones estacionales. En resumen, que se vea que tienen mucho uso.

Una búsqueda en google, esta vez sí, poniendo el nombre de la tienda, nos debería de arrojar un buen montón de resultados. Mejor todavía si tienen fechas antiguas, incluso de hace años. Esto es señal de que la tienda es muy usada. La mayoría de estos resultados pueden ser quejas y avisos de usuarios descontentos. Da igual, sí. Hay que saber analizar esto y entender que cuando alguien pide un cachivache de tres euros y se lo envían, no se va a molestar en escribir en internet para decir lo buenos que son los chinos, pero por el contrario si han tenido cualquier problema, aunque sea por tres euros, sí que se va a poner a intentar desprestigiar a la tienda a los cuatro vientos. Salvo que de una tienda las quejas sean absolutamente generalizadas y no se lea nada bueno, esto no es motivo para desconfiar. De la misma forma habrá que saber valorar si vamos a arriesgarnos a comprar un artículo de cinco euros, o de ochenta.

Dónde no comprar

En primer lugar hay que entender que nosotros somos usuarios finales, que vamos a comprar en el comercio minorista artículos para nuestro uso particular y no para volverlos a vender. Por lo tanto no podemos comprar artículos en tiendas al por mayor. Para ello haría falta aportar el CIF de una empresa y reunir una serie de requisitos para el comercio internacional, aduanas, importaciones, etc.. No es nuestro caso. Por lo tanto no nos molestaremos en navegar por los grandes portales de comercio internacional como made-in-china, alixpres, etc. En estos sitios se ponen en contacto las empresas entre ellas y ni siquiera suelen aparecer los precios. En su lugar suelen aparecer leyendas como “inquire now”, que  quiere decir que te pondrán en contacto con el fabricante o exportador chino para encargarles un viaje de productos al por mayor.

Entendido esto, nos dirigiremos exclusivamente a las tiendas pensadas para el público final, donde se puede comprar los artículos a partir de 1 unidad, y con los gastos de envío gratis. Una vez que hayamos tirado del hilo encontraremos muchas tiendas de estas, todas parecidas, con los mismos artículos, pero unas nos ofrecerán más confianza que otras.

La regla principal, como ya comentamos antes, es que sean muy grandes y muy usadas. Por lo tanto, no comprar nada, o por lo menos nada caro o delicado, en tiendas que se vean muy pequeñas, con pocos artículos, o de las que nadie hable -apenas salgan en google- . Las posibilidades de que algo falle van aumentando. Puede ocurrir desde que no tengan los artículos en existencia, que el proceso de empaquetado y envío sea más lento o con errores, o que si falla algo directamente no te atiendan porque no tienen ningún prestigio en juego.

Y también es importante no comprar nada en tiendas que se ven abandonadas. Por ejemplo si estamos en marzo y todavía tienen artículos de navidad en portada, si se ve que la información es muy confusa o está descuidada, o si el funcionamiento técnico de la página es malo. Imagina que si eso es el escaparate, a saber como tendrán lo de dentro. Intentar comprarles algo puede ser un fracaso. Y como pagamos por adelantado, imagina que estás pagando un dinero a una empresa que ya ni existe. No te van a enviar nada.

Otro motivo para desconfiar sería que el proceso de pago no fuera el habitual. Por ejemplo que no aceptaran PayPal y te exigieran hacerlo con la tarjeta de crédito sí o sí, que te obligaran a agregarles al Messenger o al Facebook, que te liaran para rellenar encuestas… Entonces ya están pretendiendo algo más. Chungo. Desconfiar y huir. Las grandes tiendas de confianza no se complican con estas cosas.

Por qué comprar

El principal motivo para comprar en estas tiendas no es otro que el precio. Hay diferencias que pueden llegar a ser espectaculares.

A continuación tenemos la variedad. En determinados segmentos podemos encontrar ahí cualquier cosa. Muchos de estos artículos no los encontraremos fácilmente en las tiendas convencionales, especialmente si vivimos en ciudades o pueblos pequeños. Tenemos el catálogo de productos más grande del mundo a unos cuantos clics de distancia, con las debidas precauciones.

También es algo de agradecer la confidencialidad. Igual nos da un poco de vergüenza ir por las tiendas del barrio con veinte años ya cumplidos preguntando si tienen tal modelo de juego de construcción compatible, o pasar por caja comprando una carcasa para el iPhone de piel de leopardo. Comprando en estas tiendas, nuestros gustos más extraños quedarán protegidos dentro de paquetes y envoltorios idénticos.

Y por último, pero no menos importante, un motivo espectacularmente bueno para comprar en estas tiendas es el control de la compra por impulso. No hay motivo de comprar nada en el momento de verlo. Una regla de oro muy sensata puede ser comprar siempre al día siguiente de haber encontrado algo. Se guarda la página del producto en los marcadores de nuestro navegador y se vuelve mañana. Habrá tiempo de comparar precios en otras tiendas y de pensar con tranquilidad si de verdad nos hace falta. Aunque hay ofertas gancho por tiempo limitado, en la práctica vamos a poder encontrar lo que queramos cuando queramos, no se va a agotar tan fácilmente. Es una forma muy buena de controlar la situación y hacer compras más inteligentes.

Por qué no comprar

Los principales motivos para no comprar en estas tiendas suelen ser éticos. No hay manera de conocer -piensa mal y acertarás- las condiciones en las que se encuentran las fábricas donde se producen estos artículos a tan bajo precio. Comprar aquí es fomentar este comercio. Pero nos encontramos con el problema de que estos productos son los mismos que encontraremos en las tiendas chinas de barrio. ¿No ir a comprar ahí tampoco?, y cualquier producto de marca que se precie, desde las grandes marcas de ropa deportiva a los teléfonos y los ordenadores de la manzana pasando por nuestro referente en ladrillos daneses, se aprovechan en mayor o menor medida de la baratura de la producción en China para después vendernos sus productos de marca a precio de oro. Un desastre se mire por donde se mire. Para salir de esta espiral no habría que comprar nada en ningún sitio salvo productos locales y tiendas del estilo de Comercio Justo.

El siguiente motivo un poco más practico es la evasión de impuestos y capitales. No sé si ese será el término macroeconómico más correcto. Pero el caso es que al comprar algo de esta forma directamente a otro país estamos importando bienes y pagándolos íntegramente a empresas del otro lado del mundo. Los euros que paguemos van a salir de España para siempre y no los vamos a volver a ver nunca jamás. Por ser pequeñas compras normalmente no se pagan impuestos en las aduanas y ninguna parte de este dinero se va a reinvertir aquí en nada de ninguna forma. Ya sería difícil que el dueño de una de estas tiendas on-line venga de vacaciones a España y se gaste su dinero en un hotel. De otra forma podemos dar el importe de la compra totalmente perdido para siempre jamás.

Por el mismo motivo, si encontramos el mismo artículo en el comercio local, incluso aunque sea un poco más caro, mejor comprarlo ahí directamente y no comprarlo en la tienda on-line de internet. Es una decisión obvia. La ventaja inmediata es que podemos verlo y tocarlo antes de pagarlo, pero hay consecuencias mucho más importantes. Parte del dinero que paguemos en la tienda de al lado de casa por la compra irá a parar al alquiler del local, a los sueldos de los empleados, a la portería y la comunidad del edificio, a la facturas de electricidad, agua, teléfono, etc.. de empresas españolas, a los impuestos municipales del ayuntamiento de nuestro pueblo, y a los impuestos estatales. Aunque los políticos se compren diversos chalets y coches de lujo con parte de esto dinero, siempre algo se revertirá en los ciudadanos, no será todo perdido. Y otro motivo para comprar antes en el comercio local es ni más ni menos que asegurar que siga abierto. Poder ir ahí a cualquier hora y ver a un chino con sus ojos achinados para que nos venda las pilas del mando de la wii justo ahora cuando nos hacen falta es un servicio que no sabemos apreciar, y que no nos van a dar nunca las tiendas on-line por muy baratas que sean.

Cuando no comprar

Estas tiendas están abierta las 24 horas y los 365 días del año. Podemos ponernos a comprar a las dos de la madrugada si estamos desvelados, o en medio del puente de agosto con todo el calor. Pero hay dos épocas del año en que es preferible no comprar nada porque hay mucha actividad y aumentan las posibilidades de que algo salga mal y perdamos nuestro tiempo y nuestro dinero.

Navidad: La fiebre consumista occidental hace uso de estas tiendas para encontrar regalos cutres que regalar y el trabajo en los almacenes aumenta considerablemente. Tardarán más tiempo en preparar nuestro pedido, hay posibilidad de que los artículos se hayan agotado y tengan que reaprovisionar, etc… Y una vez llegado el paquete a nuestro país el sistema de correos estará un poco saturado con las felicitaciones navideñas que todavía se envían y la entrega será más lenta de lo normal. Un consejo útil puede ser olvidarse de estas tiendas a partir de mitad de noviembre. Como inconveniente adicional, los precios de muchos artículos suben para la campaña de navidad occidental.

Año nuevo chino: Esta es una celebración espectacular que hay en los países donde se encuentras estas tiendas. Tiene lugar a finales de enero y supone la paralización casi total de la actividad durante varios días. Es perfectamente razonable que antes, durante, y después de estas fiestas el trabajo se les acumule y puedan surgir problemas de lentitud, desabastecimiento o en el peor de los casos extravío de mercancías. En sus propias páginas recomiendan no encargarles nada en estos días. Mejor si nos damos una tregua consumista de enero y febrero hasta que la situación se haya normalizado.

Consideraciones de seguridad

Desde el momento en que empiezas a operar con banca electrónica, te registras en PayPal y eBay, y empiezas a dar datos personales a empresas del otro lado del planeta, estás esparciendo por internet una serie de datos personales que no los dejarías si te limitaras a comprar directamente al comercio local.

Tus buenas prácticas y conocimientos de informática de usuario evitarán que datos sensibles como números de tarjetas y cuentas bancarias sean revelados al público, pero otros datos como tu nombre y dirección postal es inevitable que terminen en manos de las tiendas. En esos países lejanos no está tan de moda eso de la política de protección de datos, y no sabemos muy bien lo que harán con los datos de los clientes. Antes de sufrir una paranoia de seguridad piensa un poco en que todos estos datos son accesibles fácilmente en medios como las guías telefónicas. Y por otro lado los gobiernos y las grandes organizaciones fácticas que tienen acceso a la totalidad de tus datos no van a descubrir nada nuevo que no sepan ya de ti.

Tu correo electrónico sí que estará invadido por el spam desde el primer día. Tiene que ser un correo “bueno” de los que usas habitualmente, el mismo de tu cuenta PayPal, el que tendrás que revelar a las tiendas para poder completar los pagos, y es inevitable que te empiecen a mandar publicidad con las promociones y nuevos productos. También tarde o temprano pasarán tu email a otras empresas que te enviarán más y más publicidad. La guerra contra el spam está perdida a día de hoy. Te tendrás que defender de él con los medios técnicos que te ofrecen los sistemas de correo como gmail o yahoo, bastante buenos en la mayoría de los casos. Usar una cuenta Hotmail de Microsoft para esto es un dolor de cabeza porque se le cuela casi todo. Una precaución básica es tratar los anuncios de las tiendas como lo que son, spam, y nunca hacer clic en sus imágenes o enlaces ni mucho menos responder pidiendo que te borren de sus listas.

Cuando hagamos una compra, habrá que estar atento a la carpeta de Correo no deseado para evitar que algún aviso importante se nos pierda.

Vamos de tiendas

Ya tenemos claro que queremos aprovechar las ventajas del consumismo internacional. El primer paso es salir “de tiendas” por internet. Usaremos nuestro navegador favorito y escribiremos la dirección de alguna de las muchas tiendas chinas on-line existentes en la red. Todas son bastante parecidas, basadas en la apariencia de Amazon. Si lo copian todo, pues esto también.

Una tienda en línea es básicamente un catálogo de productos clasificado en diferentes categorías y subcategorías a través del cual podemos navegar para ver todos los productos que nos ofrecen. Conforme vayamos queriendo comprar algunos de ellos, los iremos añadiendo a una cesta o carrito de la compra. Cuando ya hayamos marcado todo lo que íbamos a comprar, veremos un resumen del pedido, con el gasto total, forma de envío, descuentos, etc… y procederemos al pago usando PayPal en nuestro caso. Si la operación se completa correctamente, la tienda nos enviará los artículos a nuestra casa. Así de sencillo.

Como ya hemos dicho, y para nuestra comodidad, la apariencia y el funcionamiento de todas estas tiendas es muy parecido.

En la parte superior tendremos el logotipo, que a su vez es un enlace que nos llevará siempre a la portada de la tienda.

Arriba en el centro bien destacado habrá un buscador de productos donde podemos meter palabras clave -siempre en perfecto inglés- para localizar el producto que estamos buscando.

Por los alrededores habrá botones con banderas para traducir la tienda mágicamente al español, pero esto no funciona. Las descripciones de los productos se quedarán en inglés, o se traducirán de forma automática usando google translator, con las barbaridades que ello supone. Como mucho se traducirán los botones y los mensajes del programa, pero esto tampoco es perfecto y puede dar lugar a muchas confusiones. Ya dijimos al principio que para comprar en estas tiendas hay que saber inglés.

Junto a las banderas aparecerán botones para establecer la moneda en que se mostrarán los precios de la tienda. A pesar de ser tiendas de China o de Hong Kong, los precios están establecidos siempre en dólares. Usando estos botones podríamos cambiarlos a Euros, pero con las debidas precauciones. El problema es que por dejadez o con mala intención, puede ocurrir que la conversión euro-dolar establecida en el programa no sea totalmente correcta, y en el momento de pagar cuando PayPal haga la conversión exacta, nos llevemos alguna sorpresa. Mejor dejarlo en dólares para evitar confusiones. Si eres comprador habitual de estas tiendas estarás algo familiarizado con el tipo de cambio entre euro y dólar. Los más perfeccionistas del lugar podrán incluso aprovecharse de las oscilaciones de este cambio para hacer las compras los días en que haya más ventaja. Google tiene un conversor de monedas bastante preciso y actualizado. Acostúmbrate a usarlo con soltura para calcular los precios.

En un lugar destacado de la parte superior de la página también estará la Cesta de la Compra. Al principio estará a cero, y conforme vayamos comprando cosas se irá incrementando el número de productos y el precio. Más adelante describiremos como funciona.

En la parte superior suele haber un menú horizontal con diferentes opciones como Artículos Recientes (New Arrival, New cool gadgets…), Ofertas especiales, Artículos por debajo de dos dólares, etc… La opción de nuevos artículos es de visita obligada para los visitantes asiduos a la página, para estar informados de los nuevos artículos que van llegando y que no se escape nada. Sobre las ofertas ya hablaremos más adelante.

En la columna izquierda suele haber un menú principal de categorías. Habrá una docena de divisiones principales como electrónica, hogar y decoración, telefonía móvil, videojuegos, juguetes y hobbies, etc, y cada una de estas categorías internamente se dividirá en varias o muchas de ellas, para que podamos afinar muy bien cual sección de la tienda queremos visitar. Una vez más, las categorías son muy parecidas en todas las tiendas, y los más asiduos del lugar podrán saber con facilidad dónde está cada tipo de producto. Si visitas una tienda china convencional es igual. Fundas de móviles a la entrada, camisetas rosas a un lado, y cajones de plástico al fondo.

En la parte central de la página, si estamos en la página principal, aparecerán grandes carteles con las ofertas del momento (Navidad, Halloween, San Valentín, Día de la madre, etc…) siempre pensados para público norteamericano, o con productos destacados que tengan en promoción. Si ya hemos seleccionado una categoría en los menús o hecho alguna búsqueda, esta parte central se convertirá en un índice con forma de cuadrícula donde iremos viendo los diferentes productos. Una foto, el nombre y el precio para cada uno de ellos. En la parte inferior habrá un índice numerado de páginas. Normalmente los productos más recientes están al principio y los que son más viejos se van moviendo a las páginas sucesivas.

Si nos llama la atención alguno de los productos, podemos hacer clic sobre su foto y seremos conducidos a una página específica dedicada a él. En esta página tendremos varias fotos ampliables en la parte central, junto con detalles de las dimensiones, precio, etc. En la parte de abajo habrá una descripción más o menos detallada, que debemos de leer si estamos interesados en comprar el artículo. También puede haber una serie de comentarios, valoraciones o “reviews” de gente que ya lo ha comprado. En las principales tiendas parece que no están demasiado manipulados porque a veces puede haber valoraciones muy negativas, que por supuesto deberemos de tener en cuenta. Algunas tiendas permiten a los clientes añadir fotos y vídeos Youtube “reales” de los productos adquiridos, e incluso fomentan esta actividad con algún pequeño descuento en próximas compras.

Hasta aquí describimos la parte de navegación. Todavía no hemos comprado nada. Podemos mirar todas las páginas que queramos, buscar, comparar y rebuscar hasta que encontremos el artículo que más nos convenga, si es que lo encontramos. Es exactamente lo mismo que pasarse una hora recorriendo pasillos en la tienda de los chinos del barrio para finalmente salir sin comprar nada. No hay ningún inconveniente en hacer esto, y habrá quien hasta lo disfruta.

A comprar !

Ya estamos seguro de que nos merece la pena comprar a través de internet, no hemos encontrado los mismos artículos en el comercio local, tenemos una cuenta PayPal rebosante de euros y estamos deseando de gastarlos en esos cachivaches o gadgets aparentemente espectaculares que abundan en estas páginas tirados de precio. Pues adelante. A partir de ahora pasaremos a la acción y efectivamente compraremos algo.

Hemos recorrido las diferentes categorías de el catálogo en línea de una de estas tiendas y hemos encontrado ese artículo que tanto nos ha gustado. Hemos abierto su página y visto diferentes imágenes, una descripción en inglés más o menos completa y la hemos entendido lo suficientemente bien como para no confundir un iPhone a un dólar por una lámina protectora de pantalla, y hemos visto que la valoración que le dan los clientes que ya lo han comprado no es mala del todo. Estamos casi preparados para pulsar el gran botón de “Add to Cart”, pero antes deberíamos de…

  • Buscar el producto en otras tiendas. Seguro que lo encontraremos porque todo se repite. A ver si hay algún sitio donde sea más barato, o donde nos hagan más descuento para obtener un precio final más bajo, o donde aunque cueste lo mismo tengamos confianza por haber hecho compras anteriores con buen resultado. El tiempo a dedicar a esta búsqueda dependerá del precio del artículo. Si vale 80 céntimos no busques demasiado, tu tiempo vale más.
  • Buscar el producto en la propia tienda. Sí. Escribe su nombre en el buscador. No es extraño que hayan recibido dos lotes del mismo producto y los hayan ingresado en el sistema de la tienda con distinto precio. Asegúrate de que son el mismo producto y compra el más barato.

Ya no puedes resistir más. Pulsa el botón y añade el producto al carrito. Puedes seguir navegando, y haz lo mismo con los demás productos que quieras comprar ahora. Para finalizar, pulsa el botón Checkout en alguna página, o pulsa sobre el icono del carrito o cesta de la compra en la parte superior de la pantalla. Entonces serás dirigido a la cesta de la compra, que es una página de apareiencia muy parecida a una factura, donde estará detallado cada artículo que vas a comprar. Junto con los descuentos y los gastos de envío se calculará el total de tu compra. En esta página puedes modificar las cantidades de los artículos que quieres comprar, o eliminar alguno de ellos.

Aquí hay mucho que ver. No pulses todavía en Pagar.

Gastos de envío

Sin duda alguna, el principal atractivo de estas tiendas chinas, además de los precios, es que ofrecen los gastos de envío gratis. Si cobraran 7 ó 8 euros de gastos de envío como hacen las tiendas de España, al hacer una compra de 20 euros estaríamos incrementando el importe total en casi la mitad, no saldría a cuenta.

¿Como se pueden permitir regalarnos los gastos de envío? Aquí cada uno que piense lo que quiera. Puede ser que haya unos tratados internacionales secretos entre los gobiernos y los carteros. O quizás una explicación más lógica es que estas empresas son las mismas que venden al por mayor, y al mismo tiempo nos cobran precios minoristas -son parecidos a los de cualquier tienda china de barrio- , y por lo tanto pueden cubrir el importe de los gastos de envío con lo que de otra forma tendrían que destinar a toda la cadena de intermediación comercial necesaria para vender el producto aquí en una tienda convencional. Seguro que hasta salen ganando.

El problema de los gastos de envío gratuitos es que el envío se hace por correo ordinario, sin certificar. Ellos lo depositan en su oficina de correos china y tras varias semanas aparecerá en el buzón de tu casa. Si no es así, no hay mucho que reclamar. Ellos dirían que lo entregaron correctamente y no se puede comprobar nada. PayPal seguramente tampoco te atenderá en caso de reclamación. Lo has perdido. Esta forma de envío sólo se debe de usar para compras por importe realmente bajo, de unos pocos de euros. Dicen las malas lenguas que un porcentaje de las compras sin certificar ni siquiera se envían, pero cuesta creer que las tiendas serias hagan esto para ahorrarse tan poco dinero y arriesgarse a un montón de comentarios negativos por todo internet. Puedes probar a ver que pasa. Tú pones el límite. Mi experiencia es que en una docena de compras sin certificar nunca se ha perdido nada. El tiempo de envío puede ser de hasta más de un mes. Paciencia antes de poner el grito en el cielo.

Para evitar este problema, deberíamos de pedir que nos envíen la compra por correo certificado con número se seguimiento. Es lo que en inglés llaman Registered Air Mail. Cuando la tienda entregue el pedido en su oficina de correos nos darán un código que podremos usar para ver “por donde va” nuestro paquete a través de la web de correos. De esta forma nos aseguramos de que el paquete ha sido efectivamente enviado, y si se pierde podremos reclamar. La tienda tendrá que averiguar lo que ha ocurrido con el paquete para enviarlo de nuevo. Si no nos atienden, tenemos una forma de hacer que PayPal nos devuelva el dinero. Estamos mucho más protegidos. Este servicio tiene un coste de 1 o 2 dólares. No mucho más. Deberíamos de elegir esta forma de envío si nuestro pedido ya supera los diez o doce euros. No nos haría gracia de perder este dinero.

Pero la magia del márketing de las tiendas chinas hace que los gastos de envío certificados también nos puedan salir gratis. La condición que ponen es hacer una compra con un importe que supere cierta cantidad, normalmente 15 dólares en las tiendas más habituales. Si nuestra compra no alcanza esta cifra, es una buena idea añadir algún artículo pequeño que nos guste para alcanzar este importe mínimo y obtener el número de seguimiento gratis.

¿Cuanto Comprar?

Como acabamos de ver, ya tenemos un motivo para gastarnos 15 dólares. Pero no hay motivo alguno para gastarse 200 dólares de una vez en muchos artículos pequeños. La operación siempre puede fallar, o dañarse el paquete en el transporte. Y aunque finalmente recuperáramos el dinero, tendríamos muchos calentamientos de cabeza. Ya sabemos como obtener el envío certificado gratis. Aunque se nos antojen muchas cosas, lo mejor es hacer varias compras lo más pequeñas en vez de una grande.

De la misma forma, también nos conviene pensar en las dimensiones de los artículos y de como podrían ser empaquetados. Si encargamos artículos de dimensiones muy distintas podría ocurrir que los metan en una caja y los más pequeños no encajen bien con los grandes y se dañen durante el largo camino desde el otro lado del mundo. Normalmente los paquetes vienen muy bien hechos, no escatiman en elementos de embalaje, pero si pensamos en esto será mejor para nosotros.

Cupones de descuento

Ahora vamos a ver otra característica importante de las compras en tiendas automáticas que nos pueden ahorrar algo de dinero. Este tipo de empresa publican unos códigos que si los introducimos en el momento de hacer la compra nos harán una rebaja en el precio. Normalmente un porcentaje del 3% o 5%. Estos códigos se envían por correo electrónico a los clientes que completan una compra para que los usen en las siguientes, se publican en los foros de las páginas o en foros de clientes, y también son recolectados por páginas especializadas que los van recopilando.

La forma más sencilla de encontrar códigos de descuento, en inglés coupons, es accediendo a una de estas páginas especializadas. Aquí es especialmente importante lo que dijimos al principio de tener un buen nivel en informática de usuario. Estas páginas están repletas de SPAM y pueden llegar a ser confusas y malintencionadas, pero como nos vamos a ahorrar un dinero nos conviene visitarlas.

Como ya hicimos con las propias tiendas, aquí no vamos a recomendar ninguna en concreto. Para encontrarlas ve a google y escribe el nombre de la tienda para la que buscas cupones de descuento, seguido de la palabra coupons. Por ejemplo mitiendachina.com coupons. En los primeros resultados aparecerán varias páginas de estas que son bastante conocidas a nivel mundial y una vez que las hayas visitado varias veces las reconocerás fácilmente.

En el buscador de la página de cupones escribe el nombre de la tienda y obtendrás un listado de los cupones que tengan recopilados. Muchos de ellos serán para un producto específico, esos no nos convienen. Lo mejor es buscar cupones que apliquen un porcentaje a todos los productos. “All”. Cuando encuentres un cupón que te gusta, lo que hay que hacer es copiar el código y pegarlo en el carrito de la compra de la tienda para ver si nos aplican el descuento. Este proceso de copiado y pegado suele ser confuso a propósito, con ventanas emergentes y varios clics en diferentes botones, pero una vez que aprendas a hacerlos te resultará sencillo.

Prueba las veces que haga falta con diferentes cupones por si encuentras alguno que reduzca el precio de tu compra en la tienda. Puedes buscar más cupones en otras páginas.

Lo que no debes hacer es introducir tu dirección de correo para que te envíen cupones nuevos ni nada por el estilo. Será una fuente de SPAM insufrible.

A día de hoy alguna de las tiendas más famosas no ofrecen descuentos por porcentaje, mientras que nos encontramos que otras tiendas tienen precios más caros en principio pero sí que nos hacen un porcentaje de descuento y el precio final baja.

Esto era una prueba. Probando. Probando.

Vemos que el proceso de compra está teniendo muchos requisitos y pasos detallados. Seguramente te interese aprender como funciona la compra en una determinada tienda, si te aplican los gastos de envío, si te regalan el número de seguimiento a partir de cierta cantidad, cómo y donde hay que introducir los códigos de descuento, y si funcionan. A lo mejor estos datos no se piden hasta que no hayas introducido tu dirección de correo en un proceso de registro en la página (Buen nivel de informática requerido otra vez). Puedes hacer una prueba con datos falsos para ver como es el proceso, llegando hasta justo antes de pagar. Igual no te interesa porque esperabas algo que no encuentras y decides abandonar la tienda. Así no habrás dado tus datos reales.

Ahora sí. A pasar por caja.

Ya has comprobado como es el proceso de compra, te han puesto los gastos de envío gratuitos, y has podido beneficiarte de algún descuento. No le demos más vueltas, si quieres que te envíen los artículos hay que pagarlos.

Continúas con el proceso de compra y en algún momento aparecerá la opción de pagar con paypal. Pulsas el botón y serás redirigido a la pasarela de pagos de la página. Comprueba mirando la dirección del navegador que efectivamente te han llevado a la página http://www.paypal.com y que la dirección empieza con https. Selecciona la opción de pagar usando tu cuenta de Paypal y escribe tu usuario y contraseña de paypal. Comprueba que la cantidad indicada en la factura es la correcta y que la dirección de envío registrada en PayPal está bien. Ya no hay marcha atrás. Pulsa el botón de pagar y dile adiós a tu dinero.

Preparación del pedido

Una vez que has pagado con PayPal, si todo ha funcionado bien, serás devuelto al sitio web de la tienda. Ya has pagado y ahora sólo queda esperar a que un dia aparezca por tu casa el cartero con el paquete, pero para que no cunda el pánico si tarda demasiado podemos observar un poco el proceso.

El proceso de preparación y envió por dentro de la tienda va pasando por una serie de “estados”. Así los trabajadores de la tienda pueden organizar sus tareas de forma automatizada.

En primer lugar nuestro pedido pasará al estado de “Pago aceptado” (Acepted payment) porque ya está pagado. Para iniciar el proceso nos han asignado un número de pedido que nos enviarán por correo electrónico inmediatamante. Con este número podremos entrar en un apartado especial de la página web de la tienda y ver como va nuestro pedido. Deberemos de entrar unos días después para ver si lo han enviado. Algunas tiendas van comunicando cada cambio de estado a nuestro correo electrónico, otras no.

El siguiente estado será algo así como “En preparación”. El almacén ya ha recibido la orden de ir preparando nuestro pedido y alguien ha tenido que ir a la estantería correspondiente y coger nuestros artículos para meterlos en el paquete. Podría ocurrir que alguno de los artículos no exista ahora mismo en el almacén y haya que esperar un poco a que lo traiga uno de sus proveedores, en este caso habrá un estado de “En espera de suministro” o algo por el estilo, y mediante un correo o en la página de seguimiento de pedidos nos indicarán aproximadamente cuantos días va a tardar. Llegado este caso nos suelen dar la opción de retirar este artículo del pedido, pero ya empezarían los líos para que nos devuelvan parte del dinero. Mejor esperar.

Ya tienen todos los artículos y un empleado los ha rejuntado en el almacén, ha hecho un paquete muy bien preparado con mucho plástico de burbujas, le ha puesto una etiqueta con nuestra dirección y lo ha echado en un montón para que venga otro y los lleve todos a la oficina de correos de China.

En el momento en que nuestro paquete sea efectivamente entregado en correos, el estado pasará a “Enviado” (Shipped). Seremos informados por correo electrónico, y si el envío es certificado (registered air mail), nos darán el número de seguimiento de correos, que tendremos que saber diferenciar claramente del número de pedido que nos dieron al principio.

Envío

Si no teníamos derecho al número de seguimiento, ya solo queda esperar. Ponerle dos velas al patrón de los carteros para que en unas semanas aparezca por algún sitio el paquete en buen estado.

Por el contrario, si tenemos el número de seguimiento, ahora es el momento de usarlo. Habrá que dirigirse a la página de correos de china que nos indique la tienda en sus instrucciones, que normalmente suele ser http://intmail.183.com.cn/?lan=0 y meter el número de seguimiento para averiguar algo. También podemos hacer esto directamente en la página de correos www.correos.es donde gracias a la telemática intercontinental veremos los mismos resultados pero en español.

Hay que tener en cuenta que aunque nos hayan enviado el número de seguimiento, si intentamos ponerlo en la página de correos china puede tardar varios días o incluso más en funcionar. A veces funciona al mismo tiempo en la página de correos.es, y otras veces no hay resultados hasta que el paquete no llega a España. En resumen, que si tarda un poco en darnos resultados, que no cunda el pánico.

Cuando el código de seguimiento ya funcione en alguna de las páginas de correos, igualmente irá pasando por una serie de estados. Esto indica los diversos lugares por donde va pasando a lo largo del camino por dentro del sistema de correos.

Admitido es que efectivamente han llevado nuestro paquete a su oficina de correos de China y el sistema informático lo ha registrado y nos ha dado el tracking code.

Salida de la Oficina Internacional de origen suele ser el paso más largo. Es que ya salió del aeropuerto de China y ahora está en proceso de clasificación para volar en un avión hasta este otro lado del mundo.

En tránsito significa algo así como que correos de España ya lo está trayendo a nuestro pueblo

En proceso de entrega nos dice que el cartero de nuestro barrio ya tiene el paquete y lo va a traer a casa de forma inminente. Habrá que estar atento. Si no estamos en casa nos dejará un aviso y lo tendremos disponible en la oficina de correos que nos digan a partir del día siguiente, presentando el DNI.

Entregado es el estado final cuando ya alguien le ha firmado al cartero y ha recogido el paquete.

El plazo de preparación y entrega mínimo por muy bien que salga todo no va a bajar de diez o doce días. No nos tendremos que asustar si el paquete tarda varias semanas o más de un mes en llegar.

Reclamaciones

A pesar de lo que pueda parecer, estas tiendas suelen funcionar bien. Los artículos suelen estar muy bien descritos y fotografiados, y si hemos leído bien sus características no tendría que haber desilusiones ni sensación de engaño al recibir los productos que acabamos de comprar. De la misma forma estas tiendas están para vender y no les merece la pena quedarse con envíos de nadie por ahorrarse una pequeña cantidad de dinero y desatar una tormenta de quejas y mala publicidad por todo internet. De la misma forma habrá que hacer uso de nuestro nivel de inglés y nuestros conocimientos de informática de usuario para seguir correctamente todo el proceso de compra y no “liarla”.

Si todo esto ha fallado y no hemos recibido nuestros productos, o estos llegan en mal estado, o no se corresponden para nada con lo que esperábamos, la mayoría de estas tiendas tienen un servicio de atención al público. El primer paso sería acceder a la sección de atención al cliente o soporte técnico de la página (customer service o support) y seguir sus instrucciones. Seguramente habrá que acceder al estado del pedido con el número de pedido que nos dieron al principio, que debemos de haber guardado, y habrá alguna opción para iniciar el proceso de reclamación. El procedimiento puede variar si es que no hemos recibido el producto, o si lo queremos devolver y que nos devuelvan el dinero. Habrá que leer y entender todas sus instrucciones y mensajes para tomar la decisión que más nos convenga.

Puede ocurrir que la tienda finalmente no nos solucione el problema, o que directamente no nos atienda. En este caso tenemos nuestra última posibilidad de reclamar en PayPal. Habrá que leer y entender bien sus instrucciones para resolución de conflictos y ponerse en contacto con su servicio de atención al cliente, esta vez en perfecto español. Siguiendo sus instrucciones y aportando todas las pruebas que nos pidan es posible que nos lleguen a devolver el dinero si consideran que la reclamación tiene fundamento.

Compra en eBay

Para finalizar este tema, apuntaremos algunas ideas para comprar estos mismos artículos en las tiendas de eBay, que también los hay y muchos.

No vamos a entrar aquí a hablar sobre eBay. Sobre eso hay mucho escrito en internet ya que es un servicio muy habitual. Si pretendes hacer uso de este portal de comercio electrónico debes de empezar por ahí. Leer y entender bien sus instrucciones de funcionamiento y los consejos de los usuarios, porque su uso puede llegar a ser intencionadamente enrevesado. Y al principio comprar cosas de poco valor hasta que te vayas habituando a utilizarlo con soltura.

Para encontrar artículos chinos baratos en ebay, habrá que dirigirse a su página internacional www.ebay.com, ya que en ebay.es se clasifican primero los anuncios de España y no vamos a encontrarlos tan fácimente. Recuerda que tus credenciales de usuario son las mismas para los diferentes idiomas de ebay, y que una vez localizado el producto que te interese puedes hacer la compra en español pasando a ebay.es.

Es habitual que algunas de las tiendas chinas que tienen su propia página web también tengan una o incluso varias tiendas montada dentro de eBay con los mismos artículos clasificados en las categorías habituales. Habrá que contrastar los productos y los precios en ambos sitios para optar por el más barato. Para el resto de usuarios siempre tener en cuenta que tengan un porcentaje de votos positivos próximo a 100% y como ocurría con las tiendas, mientras más ventas mejor. Si han vendido mucho tendrán un sistema logístico establecido y se habrán ganado la confianza de más clientes que un vendedor recién llegado con pocos votos.

En los anuncios de ebay hay que tener especial cuidado con los gastos de envío. Ya no tienen por qué ser gratuitos como en las tiendas. También pueden variar de un país a otro, o incluso no admitirse pedidos para determinados lugares. Antes de echar las campanas al vuelo con ese artículo maravilloso que hemos encontrado por un dólar habrá que hacer la cuenta y sumarle los gastos de envío para España que aparezcan en su ficha de características. Los gastos de envío pueden variar de un país a otro, y también podría ocurrir que no se hagan envíos a España. Los vendedores hacen grandes mezclas de precios y es habitual encontrar un mismo producto con un precio alto y gastos de envío gratis, y otra vez con un precio más bajos y determinados gastos de envío. Calculadora en mano habrá que hacer la cuenta y plantearse comprar el más barato.

De la misma forma los precios no siempre vienen en euros ni en dólares. Habrá que hacer la conversión usando google para no llevarse enritaciones en el momento de pagar. Recordemos que una vez que has pulsado la opción de comprar o ganado una subasta tienes obligación de pagarlo para que no te voten negativo y eBay no te penalice.

Comprar en subastas o a precio fijo es otra decisión crucial. Si un artículo tiene el botón Buy Now o Cómprar Ahora, es la opción más sencilla. Lo compras ya con el precio que aparece en el anuncio. Si está en modo subasta tendrás que competir con otros compradores interesados y se lo llevará el que haya hecho la oferta más alta en el momento de finalización del anuncio. El proceso de subastas en eBay es muy complicado y deberás de entenderlo bien para comprender que las pujas máximas son secretas y las cantidades se van incrementando automáticamente en función de la evolución de la subasta. Ni que decir tiene que no debes pujar por un artículo en subasta más de lo que vale en algún anuncio con precio fijo, o en alguna tienda exterior. Y que no merece la pena participar en una subasta y estar agobiado con sobrepujas y fechas de finalización para finalmente ahorrarse unos céntimos en un cachibache barato.

El pago de este tipo de artículos también debe de ser siempre mediante PayPal. De esta forma tenemos cierta protección ante posibles problemas. Además el propio eBay ofrece a los compradores otro nivel extra de protección que llegado el caso habrá que usar para reclamar.

Compra de videojuegos de importación

En las tiendas super-baratas de china hay categorías especializadas en videojuegos. Allí encontraremos diferentes accesorios y mandos para las videoconsulas más populares, pero rara vez vamos a encontrar los propios videojuegos.

El comercio de videojuegos en España, junto con otros productos editoriales, está muy controlado y los precios en el comercio especializado son totalmente desorbitados. La magia del consumismo internacional vía internet también nos va a permitir poder comprar videojuegos a un precio que si bien no se puede considerar barato, es mucho más bajo que en las tiendas locales. A veces incluso la mitad o la tercera parte.

Para encontrar estos productos a precios más bajos deberemos visitar tiendas en línea especializadas, que no son las mismas que las chinas vistas anteriormente. Consultando en foros especializados sobre videojuegos es fácil encontrar varias de estas páginas, que en esta ocasión serán empresas inglesas. Las sugerencias y precauciones a tener en cuenta para comprar aquí son básicamente las mismas de las que ya hemos hablado. Habrá que tener cuidado con los precios, que en esta ocasión figurarán en libras esterlinas, que actualmente tienen un valor más alto que el euro. Por lo tanto no podemos pensar que 20 libras van a ser menos de 20 euros, sino bastante más, casi 25. También hay que tener en cuenta que por motivos comerciales no todos los videojuegos funcionan en todas las consolas, sino que hay limitaciones por continentes y por sistemas de televisión. En España funcionan los del tipo PAL. Habrá que consultar las páginas especializadas para entender bien este tema y no comprar nada que después no funcione.

Los pagos mejor con PayPal en vez de registrar nuestra tarjeta de crédito en ningún sitio, atentos a los gastos de envío que de verdad sean gratuitos y conocer previamente los juegos que vamos a comprar visitando páginas especializadas, ya que en esta ocasión son productos de gran consumo con mucha información disponible.

Conclusión

Con todo lo que hemos visto aquí podemos beneficiarnos de poder conseguir determinados productos que no encontraremos en el comercio tradicional cerca de casa, o bien a un precio muy inferior. Sin olvidar las consideraciones de seguridad y haciendo uso del sentido común podemos tener un control muy alto de nuestras compras y adquirir solo aquello que efectivamente necesitamos en las mejores condiciones ya que internet nos ofrece grandes recursos de búsqueda y clasificación. Esto es una pequeña parte de lo que llaman la Sociedad de la Información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s